Front Page Foros Foro Foro educativo abierto contra el Covid-19

  • Este debate está vacío.
Viendo 15 entradas - de la 16 a la 30 (de un total de 53)
  • Autor
    Entradas
  • #4068 Responder
    Fernando
    Invitado
    #4069 Responder
    Fernando
    Invitado
    #4070 Responder
    Fernando
    Invitado
    #4071 Responder
    Nelida Zaitegi
    Invitado

    Esta situación tan excepcional ha cambiado, sobre todo, mi manera de trabajar. Me ha supuesto una inmersión tecnológica enorme. Su pongo que como a otras muchas. Todo mi equipo (4) trabajamos en casa y nos reunimos virtualmente todas las mañanas, el DRIVER, el meet y el office 365 se han convertido en herramientas habituales ya. En otros entornos se utilizan otras diferentes, así que estoy familiarizándome con app y plataformas diversas. No esta nada mal, me hacía fata y …no hay como la necesidad para aprender de modo significativo, es decir no decir que sabes, sino saber hacerlo.
    En cuanto a las cosas que me preocupan (tengo que pasar a la ocupación) es qué estamos haciendo con el alumnado y el sentido de ello. cuanta tarea descontextualizada, repetitiva y obligatoria,… Cierto que también hay profes haciéndolo muy bien, que cuidan al alumnado tanto o más que antes.
    La situación de los niños y niñas, sobre todo de quienes viven en condiciones precarias y/o ambientes familiares pobres (y esto siempre tiene que ver con la capacidad económica, es otro tipo de pobreza)
    La incertidumbre respecto a la vida, más allá de la académica: cómo quedaremos después de esto laboral, económica y anímicamente. Por eso, creo que hay que dejar de presionar y facilitar las cosas todo lo posible, que la vida es muy larga y ahora son las personas lo que debe importarnos; mucho más que el curriculum ni la evaluación.
    Esto tendría que servirnos para pensar qué es lo realmente importante en educación y modificar tanto paradigma obsoleto.
    El FEAE, con una gran inteligencia colectiva podría hacer aportaciones valiosas. Ya sabéis eso de «Ninguna persona lo sabe todo, todas sabemos algo y entre todas sabemos mucho»
    Por eso me parece tan interesante este foro para pensar sobre los escenarios que nos esperan pero, sobre todo, los que queremos construir. Alguien dijo que «el futuro no es lugar al que ir, sino uno que construir» Igual esta es la oportunidad de, aprovechando lo aprovechable del edificio caído y con nuevos materiales, iniciemos la construcción de otro más adecuado a los nuevos tiempos, siempre avanzando en el proceso de humanización.
    Gracias por la iniciativa y un abrazo grandote aunque ses virtual

    #4074 Responder
    Fernando
    Invitado

    Gracias por participar.

    Respecto a alguno de los comentarios, me gustaría decir sobre las TIC que…

    Todos hemos tenido que aprender a marchas forzadas, pero todo ello sustentado sobre una base. Estos días, hablando precisamente de la reacción del profesorado y su rápida aplicación de las TIC a la nueva situación, me venía a la memoria los primeros informes MacKencie que reflejaban el gasto de la administración educativa en la formación del profesorado y su baja repercusión en las aulas. Posiblemente el profesorado estaba más preparado de lo que ellos mismos pensaban y su rápida adaptación se deba a eso. Quizá lo que les faltaba era la necesidad de poner en práctica sus conocimientos y esta situación límite ha servido de estímulo.

    Aún así hay que reconocer que hoy en día la informática es muy intuitiva, los procedimientos se parecen de un programa a otro, y basta con aplicar el modelo de ensayo-error para llegar a destino. Además siempre hay compañeros dispuestos a echar una mano. También debemos recordar que muchos centros disponían ya de plataformas, las propias administraciones autonómicas habían puesto en marcha recursos. Creo que no debemos pensar que todo ha sido improvisación, había un bagaje acumulado en los últimos años muy importante que ha servido de base para este despliegue.

    #4075 Responder
    Fernando
    Invitado
    #4076 Responder
    Fernando
    Invitado
    #4083 Responder
    Alfonso Fernández
    Invitado

    Solo quiero aportar algunas reflexiones a pie de obra, obtenidas después de varios días de contacto y debate con las direcciones de mis centros, direcciones por cierto enormemente comprometidas, siempre y también ahora con la difícil tarea que les corresponde.

    Me transmiten algunas preocupaciones muy importantes. La primera, sin duda es una que todos compartimos: la gran inquietud por los más frágiles, los que tienen más dificultades. Este es un terreno abonado para que las diferencias entre unos y otros aumenten. Algunos claustros han logrado establecer un sistema de tutorías individualizadas con aquellos alumnos que tienen más dificultades, para hacer un seguimiento más cercano de su marcha estos días. Pero no todos pueden ponerlo en funcionamiento debido a la escasez de medios tecnológicos. En otro centro han decidido ponerse en contacto directo con las familias que no responden a los mensajes que les envían. De esta forma quieren conocer lo que pasa de viva voz, para poder ayudar a estos alumnos más perdidos.

    Otra gran preocupación es el propio profesorado.

    Una extraordinaria directora me comentaba los primeros días de confinamiento su angustia. Vio a sus profesores con tal agobio, que les pidió por favor que se calmasen, que si ellos no lo hacían ni las familias ni los alumnos iban a poder conseguirlo. Además añadió: “si ellos caen, detrás van a ir los alumnos. No puedo aceptarlo”

    Me contó que tenían varias razones para agobiarse: primero no dominar el nuevo medio de relación con su alumnado, segundo que muchos tenían a sus hijos pequeños en casa y tenían que compatibilizar el trabajo con las obligaciones familiares, y tercero que estaban trabajando de forma permanente, mucho más que lo habitual, lo que les llevaba a estar muy estresados.

    Esta directora les pidió que bajasen el pistón de la exigencia a sus alumnos, que eso no era prioritario, que lo primero era gestionar las emociones, las de cada uno en sus casas y las de los alumnos que ya comenzaban a tener dificultades.

    Veis porqué digo que esta mujer es un crack!!!!

    Me habló por primera vez de una cuestión que creo está siendo esencial y no sé si bien atendida y entendida: es complejísimo –por no decir imposible- sustituir la presencia del educador en el aula, porque la capacidad de despistaje de los medios virtuales es muchísimo más elevada y porque el contexto de las cosas que están sucediendo no colabora a que a cada alumno y alumna se les preste la atención que se merecen, y que es imprescindible para que sigan avanzando, en lo académico y también en lo personal.

    Es importantísimo que también en estos momentos de confinamiento, los maestros se sitúen al lado de sus alumnos, que les acompañen en los procesos de madurar personal, social y académicamente, en los aprendizajes necesarios para la vida. Especialmente muy cerca de los más frágiles.

    ¿Cómo hacer esto mientras estamos todos confinados en nuestras casas? ¿Cómo hacerlo sin cargar de tareas inútiles a los alumnos? ¿Sin angustiarles dando importancia a tonetrías? ¿Cómo hacerlo sin poner todo el peso en las familias y angustiarles poniéndoles en el papel de maestros? ¿Cómo compartimos en estos momentos con las familias la responsabilidad de educar a los niños y los jóvenes? ¿Cómo se puede coordinar el profesorado para que existan respuestas construidas entre todos? ¿Cómo pueden ayudar las direcciones de los centros a su profesorado? ¿Y la inspección? ¿Y los servicios de apoyo? ¿El papel de la Administración y de política educativa?

    Creo que estas son las preguntas a la que tenemos que intentar dar respuesta, porque me temo que esta situación se va a alargar mucho más de lo que nos gustaría.

    Finalizo con dos ejemplos, creo ilustrativos de las tareas que tenemos por delante mientras estemos en esta situación:

    1.- El director de un centro me pasa la carta que han enviado a las familias. Los alumnos en sus casas han comenzado a utilizar por su cuenta una aplicación F3, que se propaga exponencialmente por medio de los contactos y que es anónima. Me lo envía porque cree que puede dar lugar a situaciones de ciberacoso y otras incluso más graves. Sabe que este tema me apasiona. Les ha pedido a sus familias y a los propios alumnos que eliminen esa aplicación.

    2.- Mi sobrino que está en 4º de la ESO. La profesora de Educación Física les está poniendo multitud de tareas de tipo teórico, que junto con el resto que mandan los otros profes, le hacen tener que trabajar más de 7 horas al día. ¿Esto es educar? La profesora de Educación Física no debería enviarles un vídeo de cómo mantener la forma física en estos momentos de estar encerrados y hacer un seguimiento con cada uno.

    Salud cuidaros mucho!

    #4084 Responder
    Fernando
    Invitado
    #4085 Responder
    Agustín Chozas
    Invitado

    Cómo planificar las soluciones de aprendizaje a distancia durante el cierre temporal de las escuelas
    06/03/2020

    El cierre de los centros escolares en un número creciente de países para limitar la propagación del COVID-19 afecta la educación de millones de alumnos en el mundo. La UNESCO comparte diez recomendaciones cuyo objetivo es garantizar la continuidad del aprendizaje durante este periodo.
    1.Examinar el estado de preparación y escoger los instrumentos más pertinentes. Optar por la utilización de soluciones de alta o débil tecnología en función de la fiabilidad del abastecimiento en energía a nivel local, del acceso a Internet y a las competencias digitales de los docentes y alumnos. Puede tratarse de plataformas de aprendizaje digital, lecciones por vídeos, MOOC, e incluso de la difusión de los cursos mediante cadenas de radio y canales de televisión.

    2.Garantizar el carácter inclusivo de los programas de aprendizaje a distancia. Aplicar medidas para garantizar el acceso de los alumnos, fundamentalmente los discapacitados o los que provienen de familias de ingresos bajos, a los programas de aprendizaje a distancia, en caso de que todos no dispongan de dispositivos digitales. Considerar la posibilidad de transferir temporalmente este tipo de dispositivos de las salas de informática a las familias, proporcionándoles un acceso a Internet.

    3.Proteger la privacidad y la seguridad de los datos. Evaluar el nivel de seguridad durante las descargas de datos o de recursos pedagógicos en los espacios de la web y al transferirlos a otras organizaciones o personas. Velar por que la utilización de las aplicaciones y plataformas no afecte la privacidad de los datos de los alumnos.

    4.Aplicar soluciones a los problemas psicosociales antes de impartir la enseñanza. Movilizar los instrumentos disponibles para crear vínculos entre las escuelas, los padres, los docentes y los alumnos. Crear comunidades para garantizar las interacciones sociales regulares, favorizar las medidas de protección social y responder a los problemas psicosociales a la que los alumnos pueden verse confrontados en situaciones de aislamiento.

    5.Planificar el desarrollo de los programas de aprendizaje a distancia. Organizar mesas redondas con las partes interesadas para examinar la duración del cierre de los centros escolares y determinar si el programa de aprendizaje a distancia debe centrarse en la enseñanza de nuevos conocimientos, o más bien reforzar los conocimientos ya adquiridos durante las lecciones precedentes. Organizar los calendarios teniendo en cuanta la situación de la zona afectada, el nivel de enseñanza, las necesidades de los alumnos y la disponibilidad de los padres. Escoger los métodos pedagógicos adecuados, en función del contexto con respecto al cierre de las escuelas y la cuarentena. Evitar los métodos pedagógicos que requieren una comunicación presencial.

    6.Proporcionar a los docentes y alumnos asistencia en cuanto a la utilización de las herramientas digitales. Organizar sesiones cortas de formación u orientación para los docentes y los padres en caso de que requieran un seguimiento y acompañamiento. Ayudar a los docentes a garantizar las condiciones materiales necesarias para garantizar la continuidad del aprendizaje, por ejemplo, soluciones en la utilización de los datos móviles con miras a difundir los cursos en directo.

    7.Combinar los enfoques adecuados y limitar la cantidad de aplicaciones y de plataformas. Combinar los instrumentos o los medios de comunicación a los que los alumnos tienen acceso, tanto a nivel de las comunicaciones y los cursos sincronizados como en favor del aprendizaje asincrónico. Evitar abrumar a los alumnos y a los padres pidiéndoles que descarguen o prueben una gran cantidad de aplicaciones y plataformas.

    8.Establecer las reglas para el aprendizaje a distancia y dar seguimiento al proceso de aprendizaje de los alumnos. Definir con los padres y los alumnos las reglas del aprendizaje a distancia. Elaborar las preguntas, las evaluaciones y los ejercicios de formación cuyo objetivo es dar seguimiento al proceso de aprendizaje de los alumnos. En la medida de lo posible, utilizar los instrumentos mediante los cuales los alumnos podrán transmitir sus comentarios para no abrumar a los padres pidiéndoles que los reproduzcan y los envíen.

    9.Definir el tiempo de duración de las unidades de aprendizaje a distancia en función de las aptitudes de autorregulación de los alumnos. Mantener un ritmo de enseñanza coherente con el nivel de autorregulación y de las aptitudes metacognitivas de los alumnos, fundamentalmente para las clases que se difunden en directo. La unidad de aprendizaje de los alumnos de primaria no debe sobrepasar, de preferencia, los 20 minutos, y la de los de secundaria, los 40 minutos.

    10.Crear comunidades y favorizar los vínculos sociales. Crear comunidades de docentes, padres y directores de escuelas para combatir el sentimiento de soledad o de sufrimiento del alumno, y facilitar los intercambios de experiencias, así como el debate de las estrategias de gestión de las dificultades de aprendizaje.

    más información sobre las soluciones que propone la UNESCO a las consecuencias del coronavirus en la educación en

    http://WWW.UNESCO.ORG

    #4086 Responder
    Fernando Andrés
    Invitado
    #4087 Responder
    Fernando Andrés
    Invitado
    #4088 Responder
    Agustín Chozas
    Invitado
    #4089 Responder
    Agustín Chozas
    Invitado

    ¿De qué Europa hablamos, de qué educación hablamos?
    Agustín Chozas M., FEAE de CLM

    No creo que sea fácil analizar un fenómeno tan complejo como la pandemia actual, y más, cuando se está en pleno desarrollo de la misma. Ni las causas de este hecho, ni las posibles repercusiones pueden en estos días ser analizadas con justeza.
    No obstante, intentaré aportar alguna perspectiva que me parece imprescindible como es el contexto que cada organización social y política, naciones y continentes tienen. En el caso concreto de España, si se elude la situación estructural de la UE, es posible que una evaluación de la crisis en la situación actual y futura de la educación sea gravemente deficiente. Disimular, porque no sea políticamente correcto, que la Unión europea no ha superado su situación de patio de mercaderes, gobernado por poderosos enriquecidos a base de pasados coloniales (cínico eufemismo para ocultar el desprecio a los derecho humanos ), que el resultante de la unidad (en sus orígenes los intereses oligárquicos del carbón y el acero) ha sido la implantación del euro con el enriquecimiento desbocado de los Países Bajos y Alemania, entre otros, o la incapacidad para resolver la crisis del euro con un menor coste para los europeos del sur, o la negativa a abordar cooperativamente la crisis migratoria ,porque los poderosos quieren conservar sus estatus ( a veces cercano a los comportamientos mafiosos).
    Tampoco está de más citar el papel desempeñado por la ética protestante, luterana y calvinista a la hora de bendecir atropellos y explotación por parte de los dueños del mercado. Y pareciera que no me estoy refiriendo a la educación y su estado de enfermedad sistemática. Trataré de explicarlo.

    Algunas preguntas a título de muestra: ¿A qué intereses sirve un currículo para la enseñanza obligatoria acumulativo, enciclopédico y al servicio de sus “redactores? ¿Por qué los saberes básicos siguen siendo los mismos saberes básicos de hace más de cuarenta años, si cambia “la base” cada día? ¿Nada ha cambiado? ¿Sentirán los pueblos del norte europeo, moralmente exquisitos, la necesidad de renunciar de una vez a la retórica de la solidaridad?

    Los padres fundadores pensaron en una Europa tan equitativa como compensadora, en la que la educación, entre otros valores, fuera el puntal de la práctica de los derechos humanos y no una apelación para ocultar la realidad de la explotación con formas más sutiles que en épocas pasadas.

    Esta Europa descrita (responsabilidad del que suscribe) conculca a diario los valores compartidos por la civilización occidental, exige una sumisión constante a los intereses de una oligarquía, cuyo papel histórico tiene demasiadas sombras (fascismo, xenofobia, estúpida superioridad) y demasiados beneficios acumulados como los planes de salvación posbélicos o el perdón total de la deuda, por citar algunos sobresalientes.

    Estas reflexiones, se alejan ciertamente del día a día de la pandemia, de la reorganización de sus desastres, de las condiciones del regreso a las aulas, de la evaluación, del problema de los contenidos, factores todos de mucha importancia, seguramente. Con todo, valorar el contexto en que nuestras escuelas habrán de verse en el futuro inmediato no debiera ser una cuestión menor. Bastaría con observar la conducta en estos mismos días de países como Finlandia, Austria, Alemania y Austria por citar los más significados. Esta Europa es la suya, estos valores de mercado son los suyos, este desprecio a los demás es el suyo. También siento repugnancia.

    Los europeos que defendemos la educación como un bien común entendemos que previamente deba existir una comunidad y esta Europa de hoy es penosamente una confluencia de intereses bastardos en los que dominan los que la promovieron para domesticarla. Y esto puede parecer un alegato, lo aconsejable es ir a los datos. Ahí están y hasta la crisis está ayudando a que se conozcan, por lo menos, algunos. El concepto de educación, el conjunto de valores ciudadanos se ponen sin pudor al servicio obsceno de los países beneficiarios.

    Cuando progresivamente se vayan superando los daños inmediatos de la pandemia, la Europa del sur bien podría preguntarse su papel en esta Europa dominada, que no sólo causa el dolor de una economía explotadora, sino que también daña valores morales de ciudadanía.

    #4090 Responder
    Daniel R.A.
    Invitado

    Recientemente, la Organización de Estados Iberoamericano (OEI) acaba de publicar un Informe sobre el impacto del Coronavirus INFORME EFECTOS
    DEL CORONAVIRUS EN LA EDUCACIÓN dode se realiza una revisión de la literatura más reciente para responder a tres preguntas fundamentales en este momento:
    cuáles pueden ser los efectos académicos del cierre por la pandemia del coronavirus de los colegios, cómo afectará al abandono educativo, y qué medidas son necesarias para reducir su impacto educativo y social. Os dejamos en enlace al mismo: Efectos de la crisis del coronavirus en la educación

    Atentamente,
    Daniel R.A. (FEAE-CLM)

Viendo 15 entradas - de la 16 a la 30 (de un total de 53)
Respuesta a: Foro educativo abierto contra el Covid-19
Tu información:




Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.